• Facebook
  • Twitter
d'aquii

Balago

d’aquii

  • Fecha de publicación: 2008
  • Catalog # 017
  • Formato: CD

Canciones

  1. A prop de res
  2. 4m
  3. Un instant a les escales del primer pis
  4. Hergé
  5. Deconstruint durant el mes de maig
  6. El retrobament en clau dissonant
  7. Del 17 al 38
  8. L’inventari
  9. El manual
  10. Començar de nou: Part I

Nota de prensa

En los últimos cuatro años de su vida, desde la publicación del soberbio “El segon pis”, segundo álbum de balago, hasta el lanzamiento de “d’aquii”, David Crespo ha tenido tiempo para componer dos bandas sonoras, “Pudor”, de los hermanos Tristán y David Ulloa, y “El rey de la montaña”, de Gonzalo López-Gallego, para colaborar con el grupo de danza contemporánea Erre que Erre y para compartir inquietudes e ilusión en un proyecto musical a dos bandas, Ten Thousand Islands, junto a la cantautora María Monferrer. Pero también ha tenido tiempo para encajar en primera persona los golpes de la vida y aprender de ellos. La muerte y separación de seres queridos, sean amigos, parejas, familiares o animales de compañía, deja una huella imborrable, aturde y lo contamina todo, pero si eres músico y te dedicas al noble arte de la creación, se hace realmente complejo abstraerse de todo ello a la hora de dar salida a tus ideas. Crespo, ya establecido de manera pública y oficial como único miembro del grupo, no ha podido evitar el peso e influencia de las contrariedades y tristezas personales en el desarrollo y gestación de un retorno discográfico que trastoca al oyente con la misma desolación y melancolía terminal con la que su autor ha plasmado sus preocupaciones, miedos y tropiezos de estos últimos cuatro años de trayecto. Desde un punto de vista emocional, es un mazazo, un serio revés, acentuado en su máxima expresión si se decide entrar en él en soledad y con el recogimiento de unos cascos. Poco se puede añadir en este sentido a lo que nos cuenta por sí mismo el álbum: su autor expresa la profunda desazón de nuestros días en una pequeña sinfonía nocturna y urbana que no requiere mayor complicidad del oyente que la de sentirse vivo y con ganas de descubrir emociones densas, duras y extremas.
Musicalmente, a su vez, d’aquii no sólo marca un serio paso adelante en el currículo expresivo de balago, cerrando de manera asombrosa una primera trilogía histórica en nuestra escena, sino también un punto y aparte en la crónica musical española. Ya no se trata únicamente de que David Crespo invoque la esencia, el modus operandi, la estética o la emoción de artistas y bandas ubicadas al margen absoluto de la ortodoxia y las convenciones del panorama independiente estatal, como puedan ser los ejemplos de Stars Of The Lid, Bark Psychosis, Seefeel, Loscil, Eluvium, Deaf Center, Elegi, Fennesz o Tim Hecker, ni que haya conseguido intensificar y expandir su compromiso con la idea de banda sonora, con ecos irrenunciables de Cliff Martinez, Hans Zimmer, Angelo Badalamenti o incluso Eleni Karaindrou, sino que es capaz de formular un discurso propio, personal, valiente y ambicioso a partir de esa idea a contracorriente y aspirar a todo. Obsesivo del sonido, meticuloso y convencido de su talento, David Crespo es una rara avis de nuestro microcosmos musical que dispone de las agallas para plantearse la orquestación de una obra mayúscula de redención en clave de ambient triste y radical, única en su especie en España, y salir absolutamente victorioso del reto. Necesitamos más como él.

David Broc